Homegrounds is reader-supported. When you buy via the links on our site, we may earn an affiliate commission at no cost to you. Learn more.

Inicio » Cómo preparar un espresso sin cafetera 

Cómo preparar un espresso sin cafetera 

Un tiro (o dos) de espresso es un lujo increíble, particularmente para los amantes del buen café. En general, para disfrutar de un buen espresso, necesitas una cara cafetera espresso o desplazarte hasta tu cafetería habitual.

Pero, ¿qué pasa si no tienes el dinero o el tiempo necesario para ello? 

Con un poco de creatividad y con una cafetera manual (probablemente, tengas alguna por ahí), puedes preparar un café similar a un espresso (de ahora en adelante, casi espresso).

A continuación, te ofrecemos cinco prácticas formas de preparar un espresso sin una cafetera espresso.

Qué es un café espresso

Sorprendentemente, a pesar de su popularidad en las cafeterías de todo el mundo, a día de hoy, no existe una definición clara sobre lo que es un espresso (1).  En verdad, a los expertos les resulta más fácil ponerse de acuerdo en lo que no es un espresso. Sin embargo, existen una serie de cuestiones fundamentales en las que prácticamente todo el mundo está de acuerdo.

Un espresso es una bebida de café muy concentrada elaborada únicamente con café y agua. Generalmente, se prepara con una cafetera que utiliza una fuerte presión para forzar que el agua caliente atraviese en un breve espacio de tiempo una cestilla compacta de café finamente molido.

La bebida resultante tiene una capa superficial espumosa conocida como crema que es muy difícil de conseguir con otros métodos de preparación.

Lo que cambia según la cafetera, el barista o la definición de espresso elegida son ciertas especificaciones como la presión necesaria, la temperatura del agua y la cantidad de café utilizada. El consenso mayoritario es que se precisa una presión de 9 bares (130 psi) para preparar un espresso. Esta presión solo se puede conseguir con una cafetera especializada.

Aunque existen distintas opiniones acerca de cuáles son las cantidades de café y agua adecuadas, lo cierto es que el típico sabor intenso del espresso es el resultado de una ratio de café y agua muy alta. Scott Rao (2), autor de The Professional Barista’s Handbook y otros trabajos sobre el café, opina al respecto:

cup-of-espresso

Esto es claramente un auténtico espresso

Simple y llanamente, es la ratio entre el peso del espresso y el del café molido seco utilizado para preparar el tiro de espresso. Por ejemplo, si un barista tira un espresso de 36 gramos a partir de 18 gramos de café molido, la ratio sería 2:1.

¿Te ha quedado claro? Por lo tanto, si puedes conseguir que un poco de agua caliente pase a través de mucho café en un corto periodo de tiempo, puedes preparar algo bastante parecido a un espresso

Ya sin más dilación, procedemos a ofrecerte unos sencillos trucos para que puedas preparar un (casi) espresso.

¡Sigue leyendo para descubrir cómo preparar un espresso sin cafetera!

Cómo hacer un expreso con una prensa francesa

french-press-and-hot-coffee

La doble extracción con una prensa francesa te permite conseguir un casi espresso.

Si solo tienes una prensa francesa, pero te mueres de ganas por un café espresso, entonces tienes un problema

La prensa francesa es una cafetera de inmersión y no tiene la capacidad para generar la presión necesaria para producir un tiro de espresso. Afortunadamente, hay una forma bastante sencilla de preparar algo muy parecido a un espresso con una prensa francesa.

Con una prensa francesa, puedes preparar un café con un sabor muy parecido al de un espresso si usas un sencillo truco conocido como doble extracción. 

Qué necesitas

  • Una cafetera de prensa francesa
  • Granos de café para espresso (o cualquier tipo de granos de café de tueste oscuro)
  • Un molinillo de muelas

Pasos a seguir

1. Muele los granos de café con una molienda gruesa (como harías normalmente para preparar café con una prensa francesa)

2. Prepara un café con la prensa francesa como harías normalmente.

3. Filtra el café con un colador o con un filtro, y viértelo en un tarro o un bote.

4. Inmediatamente después de hacer esto, empieza a preparar otro café con la prensa francesa, pero en lugar de utilizar agua, utiliza el café que acabas de preparar. Esto es lo que se denomina doble extracción o preparación.

Eso sí, no esperes que el café tenga crema. Sin embargo, sí que disfrutarás de un café muy fuerte y con el sabor de un espresso. Además, si quieres, puedes espumar o vaporizar leche y preparar un latte, un cappuccino o cualquier otro café con leche.

Cómo preparar un espresso con una cafetera italiana

A pesar de que con ellas no puedes preparar un auténtico espresso, las cafeteras italianas o cafeteras moka también se conocen como cafeteras espresso de cocina. En las cafeteras espresso, se hace pasar el agua a través del café molido a una presión alta, lo que da como resultado el café con el que todos estamos familiarizados.

Las cafeteras moka producen un tipo de café muy concentrado y con mucho sabor que resulta muy parecido a un café espresso. Sin embargo, el café que puedes preparar con ellas carece de la característica crema del espresso. Eso sí, si usas granos de café muy frescos, puedes conseguir una bonita capa dorada en la parte superior de la cafetera. Por desgracia, esa capa no se puede transferir a la taza.

En cualquier caso, las cafeteras italianas son una forma simple y económica de preparar en casa un café parecido al espresso. El principal riesgo con las cafeteras moka es que produzca sobreextracción, ya que da lugar a un café con sabor a quemado. De todos modos, la sobreextracción se puede evitar con un poco de práctica y teniendo el necesario cuidado.

Qué necesitas

  • Una cafetera italiana
  • Granos de café para espresso
  • Un molinillo
  • Agua filtrada fría
  • Una taza de café caliente

Pasos a seguir

1. Muele los granos de café a un grado de molienda fina.

2. Llena la cámara inferior de la cafetera moka con agua filtrada fría.

3. Llena la cestilla filtro con café molido, y monta la cafetera moka poniendo la cestilla sobre la cámara inferior, la cual previamente has llenado de agua. A continuación, enrosca la cámara superior.

4. Coloca la cafetera moka en una fuente de calor (el fuego de la cocina, una placa de calor o sobre un fuego si estás acampando) y espera a que el agua de la cámara inferior empiece a hervir.

5. Espera a que se produzca el característico sonido de gorgoteo que te avisa de que la cámara superior ya está llena de café. Retira inmediatamente la cafetera moka de la fuente de calor y vierte el contenido de la cámara superior en una taza.

Cómo preparar un espresso con una Aerobie AeroPress

How-to-Make-Aeropress-Espresso-Cover-Image

Al igual que las cafeteras espresso, las cafeteras AeroPress recurren a la presión para extraer el máximo sabor de los granos de café. Sin embargo, al contrario que las cafeteras espresso, las cafeteras AeroPress son baratas, ligeras, portátiles y funcionan sin electricidad. Se han popularizado rápidamente entre los mochileros y entre quienes viajan en caravana.

PERO… si bien permiten preparar un buen café, usadas de forma normal, las cafeteras AeroPress no sirven para hacer un espresso. No, no, no. Para conseguirlo, tienes que tirar de creatividad y esforzarte un poco.

CONSEJO PROFESIONAL: Lo primero que necesitas para preparar un buen café espresso es un molinillo. Los molinillos de muelas son mucho mejores que los de cuchillas. Aunque en general son caros, lo cierto es que en el mercado también hay muchos modelos con un precio bastante asequible.

Qué necesitas

  • Una cafetera AeroPress con dos filtros
  • Granos de café para espresso
  • Un molinillo de café
  • Un prensador
  • Un hervidor de agua
  • Agua fría
  • Una taza de café previamente calentada

Pasos a seguir

1. Pon un filtro de café en la cafetera AeroPress como haces siempre

2. Muele los granos de café hasta conseguir una molienda fina

3. Añade el café molido y apisónalo

4. Pon otro filtro de café sobre el café molido que previamente has apisonado

5. ¡Añade agua caliente y presiona!

Hay dos formas distintas de poner en práctica esta técnica. La primera es la que te hemos explicado en el vídeo anterior. Para este método, necesitas dos filtros de café. El segundo método, en cambio, requiere usar un pequeño equipamiento extra. Sin embargo, el cambio merece la pena, ya que permite mejorar la calidad del espresso que puedes preparar. Puedes verlo en acción en el siguiente vídeo:

Y recuerda que va a tener que apisonar bien el espresso para que esto funcione.

Cómo hacer un café espresso con una cafetera espresso manual

Las cafeteras espresso manuales son simples y ligeras. Consisten en una cápsula para el café molido y un brazo contiguo que se llena con agua caliente. La presión necesaria para preparar un tiro de espresso se aplica de forma manual. Funcionan de forma muy parecida a las bombas para bicicleta. 

Con estos artilugios y con un poco de práctica, puedes preparar un espresso de buena calidad prácticamente en cualquier lugar. Si te gusta la idea, puedes leer nuestra guía de las mejores cafeteras espresso portátiles

Wacaco Minipresso

Como en el caso de las cafeteras AeroPress, las cafeteras espresso manuales son muy populares entre los amantes de la naturaleza. Son incluso más compactas que las AeroPress y tienen pocas partes que manejar. Además, las cafeteras espresso manuales también admiten cápsulas de café, si bien un espresso siempre sabe mucho mejor si se prepara a partir de café recién molido.

Qué necesitas

  • Agua fría
  • Un hervidor de agua o cualquier otro medio para hervir agua
  • Granos de café para espresso
  • Un molinillo
  • Una cafetera espresso manual
  • Una taza

Pasos a seguir

1. Muele los granos de café con una molienda fina. Muele la cantidad de café necesaria para llenar la cápsula espresso de la cafetera.

2. Desenrosca el filtro de la cápsula espresso y rellénalo con el café molido que has molido. Llena la cápsula hasta que el café molido quede alineado horizontalmente con la parte superior de la cápsula.

3. Calienta agua en el hervidor hasta que empiece a hervir. Cuando esto ocurra, echa el agua al depósito de agua de la cafetera. Asegúrate de que el depósito está lleno hasta arriba.

4. Mientras agarras con fuerza la parte superior de la cafetera, haz presión hacia arriba y hacia abajo hasta conseguir una presión de 16 psi. Una vez que consigas esa presión, presiona el botón de extracción y espera hasta que la taza esté llena.

Cómo hacer un espresso con una cafetera de palanca

flair-espresso-review

La cafetera espresso manual Flair. Una de nuestras favoritas

Las cafeteras manuales de palanca son muy estéticas, pero también bastante complicadas. De hecho, para usarlas correctamente, son necesarias ciertas habilidades. Sin embargo, una vez se domina la técnica necesaria para su uso, suponen un producto realmente extraordinario para quienes buscan preparar un espresso perfecto. 

Échale un vistazo a este vídeo en el que con una cafetera espresso Flair te ofrecemos una excelente introducción al funcionamiento de las cafeteras manuales de palanca. 

Hay muchos motivos para elegir una cafetera espresso manual de palanca en lugar de una automática. Las cafeteras manuales te permiten una mayor personalización, lo que, en última instancia, te da la posibilidad de optimizar todos los matices de la preparación de un espresso

Así, puedes controlar el tamaño de la molienda, la cantidad de café (en gramos) que utilizas, la presión que ejerces cuando prensas el café, el proceso de preinfusión, si preparas un tiro sencillo o un doble y muchos más aspectos de la preparación de un espresso

Como consecuencia de ello, una cafetera espresso manual te permite tener la sensación de que realmente dominas el arte de preparar un café, en lugar de simplemente presionar un botón. Cuando finalmente consigues hacerte con ello, la satisfacción que sientes es incluso superior al placer que supone beber el espresso más delicioso. 

Qué necesitas

  • Una cafetera espresso manual de palanca con portafiltros
  • Granos de café para espresso
  • Un molinillo
  • Un prensador
  • Agua fría filtrada
  • Una taza previamente calentada

Pasos a seguir

  1. Enciende la cafetera y deja que se caliente.
  2. Muele los granos de café con un molinillo de muelas hasta lograr una molienda fina para espresso
  3. Vierte el café molido en el portafiltro y presiónalo con un prensador de café. Intenta conseguir una presión equivalente a un peso de 13 kilogramos. 
  4. Coloca el portafiltros en la cafetera y pon una taza de espresso precalentada debajo. Levanta la palanca lentamente y a una velocidad constante. Cuando alcances la altura máxima, espera durante 10 segundos. Después, suavemente, pero con firmeza, baja la palanca. Deberías tardar unos 20 segundos en hacerlo. Debes aplicar una fuerza equivalente a 20 kilogramos de peso. 

Conclusiones finales

Ahora, ya estás listo para hacer un café expreso sin una cafetera espresso. Además, en el caso de que quieras preparar un latte o un cappuccino, solo vas a tener que espumar la leche. 

Un buen espresso es maravilloso. Por eso, te ofrecemos estos tutoriales. Con ellos, puedes disfrutar de un café espresso en cualquier momento y sin tener que realizar una gran inversión económica. De hecho, hemos incluido algunos trucos con los que puedes preparar un casi espresso incluso cuando no tienes un enchufe a mano

Ya sea con una cafetera de palanca en tu casa de campo, con una cafetera AeroPress en un sendero o con una cafetera italiana cuando estás de acampada, nunca más te faltará un café espresso. Si te ha gustado nuestra guía sobre cómo preparar un espresso sin cafetera, puedes leer nuestras guías para preparar café

Preguntas frecuentes

Sí, se pueden usar granos de café para espresso en una cafetera pour over. Si te gusta el sabor ahumado y ligeramente amargo de los granos de café (de tueste oscuro) para espresso, puedes probar a utilizar una molienda ligeramente más fina de la que normalmente usas con un tueste ligero y afrutado. Esto incrementará la extracción y añadirá el característico sabor tostado de los de los granos de tueste oscuro. Así, podrás disfrutar del cuerpo del pour over y de la profundidad aromática del espresso.

Un espresso es más fuerte que un café “normal” dependiendo del criterio que utilices. Un espresso normalmente tiene un sabor más fuerte que un pour over o que un café por goteo porque tiene una ratio mayor. La ratio habitual del espresso es 2:1, lo que supone utilizar 14 gramos de café para un tiro de espresso de 28 gramos. El café pour over normalmente está más cerca del ratio dorado de la SCA (55 gramos de café en un litro de agua, es decir, una proporción de agua y café de 18:1). 

En términos de cafeína, un tiro de espresso normalmente contiene 62 mg de cafeína, mientras que una taza de 300 ml de café filtrado contiene aproximadamente 120 mg de cafeína. Por lo tanto, aunque en el espresso la cafeína está más concentrada, necesitas beber dos tiros de espresso para conseguir la misma descarga de cafeína. 

Sí, se puede preparar un espresso con granos de café normales. Eso sí, el sabor será diferente y corres el riesgo de preparar un tiro de espresso agrio. El problema es que hay menos agua en un tiro de espresso que en un pour over. Por eso, en el espresso la temperatura baja rápidamente cuando el agua se mezcla con el café. Esto puede dar lugar a que se produzca subextracción del café, lo que puede provocar que los componentes con un sabor más agrio (los ácidos que le dan al café esos sabores tan vivos) acaben siendo los dominantes.

Si eres un auténtico amante del café espresso y lo bebes habitualmente, tal vez te compense comprar una máquina de espresso. En general, son muy fáciles de usar. Algunas te permiten preparar un espresso con solo presionar un botón. Eso sí, vas a tener que realizar una importante inversión económica si quieres comprar una buena máquina espresso


  1. FYI: What Is Espresso? (n.d.). Retrieved from https://www.popsci.com/technology/article/2012-06/fyi-what-espresso/
  2. Scott Rao. (2017, December 18). The 2:1 Ratio. Retrieved from https://www.scottrao.com/blog/2017/12/17/the-21-ratio
Alex Azoury
Mi vida se puede resumir en cafés, viajar, deportes acuáticos y perros. ¡A veces todo al mismo tiempo! Pasé años como barista viajero en los que aprendí el arte de preparar café en la carretera. Soy bastante aficionado al arte callejero; sin embargo, mis aventuras favoritas generalmente suelen acabar en una plantación de café. En 2014, mi amor por el café me empujó a empezar a escribir y a crear Homegrounds.co para compartir mi pasión con el resto del mundo.